• Canals RSS de l'Ajuntament de Tarragona
  • Facebook de l'Ajuntament de Tarragona
  • Twitter de l'Ajuntament de Tarragona
  • Flickr de l'Ajuntament de Tarragona
  • Pinterest de l'Ajuntament de Tarragona

Tarragona

Monumentos

PÁGINA EN CONSTRUCCIÓN
 
EL NÚCLEO HISTÓRICO DE LA CIUDAD (LA PART ALTA)
 

1.  MONUMENTALIZACIÓN DE LOS ROMANOS

Las edificaciones construidas por los romanos en la colina de más elevación sobre el mar configuran la fisonomía de la ciudad, su núcleo histórico, que la gente de Tarragona conoce como “Part Alta”.
 
En el siglo I de la era actual se construyó en el interior de las murallas que habían levantado con anterioridad los romanos un gran complejo monumental para el culto y la administración imperial, situado sobre una formidable obra de ingeniería e igualación y nivelación del terreno en tres terrazas, la superior dedicada al culto, la segunda a espacios administrativos y en la inferior se situó el circo.
 
Este complejo de edificios se empezó a desmontar en época bajo imperial y se ha modificado a lo largo del tiempo, pero manteniendo la distribución en terrazas que aún hoy en dia configura la topografía de este sector de la ciudad.
 
A continuación se detallan los restos visibles de este conjunto, que nos aproximan a su grandeza original.
 

Muralla romana 

En Tarragona se encuentra la muralla romana más antingua construida fuera de Italia. Su construcción se remonta a los primeros tiempos de la conquista romana de Hispania (s. II a. C.). De ella destaca la base de megalitos que sirve de soporte para los muros de sillares bien cortados. En el Paseo Arqueológico puede verse la torre de Minerva, con el famoso relieve de esta divinidad, la escultura romana más antigua de la península Ibérica. En época moderna la muralla de Tarragona fue reforzada con la construcción de baluartes y cortinas, como la contramuralla o la falsa braga. Fue construida en 1707, en tiempos de la Guerra de Sucesión, por los ejércitos ingleses. En los años 30 del siglo XX se rehabilitó como Paseo Arqueológico.
 
La muralla romana ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de la historia. Un buen ejemplo de ellas es el portal de El Roser, que fue abierto en la muralla en época medieval para dar acceso a la ciudad desde el oste, y el de Sant Antoni, conocido en época medieval como de “El Mal Consell”, que fue profundamente reformado en 1737, en tiempos del rey Fernando VI. Presenta una decoración labrada en piedra con aplicaciones en mármol y se representan el escudo y la corona reales entre leones. Los laterales del portal están rematados con trofeos militares al estilo romano.

 

Recinto de culto romano

En época romana, el lugar que ocupa la Catedral, situada en la parte más elevada de la ciudad, era una especie de plaza donde se encontraba el recinto de culto romano, con unas dimensiones aproximadas de 153 por 160 metros. Tarraco fue la primera ciudad del Imperio romano a rendir culto al emperador y a edificar un templo. Recientes investigaciones arqueológicas apuntan la existencia de un importante templo romano bajo la Catedral. El claustro medieval aprovecha los muros de cierre de este recinto de época romana.
 

Foro provincial

Fue una de las plazas más grandes del Imperio romano. Su función principal fue acoger los grandes actos y procesiones de culto al emperador en motivo de la elección anual del flamen o sacerdote del culto imperial. Era un grana gran zona porticada, de 318 m por 175 m con jardines en su interior. En época tardoantigua y medieval se convirtió en una zona ocupada por viviendas.
La bóveda de El Pallol formaba parte del conjunto de construcciones del Foro Provincial de Tarraco. Fue construida con hormigón de cal y servía de soporte a la galería porticada que rodeaba la plaza de El Fòrum. En época medieval y moderna se convirtió en convento de los Dominicos y almacén municipal de trigo, de donde proviene el nombre de “Pallol”.
 
La torre de L’Audiència permitía superar el desnivel entre la plaza del foro provincial y el circo. En su interior se contruyó un monumental sistema de escalinatas con el fin de salvar la diferencia de altura entre estos dos espacios. Es una obra de la época del emperador Vespasiano (hacia el año 70-79 d. C.), mientras que el circo es de tiempo de Domiciano (95 d. C.), así como la torre del Pretorio, también conocida como torre de Pilats o castillo del Rey, que alojaba una escalinata monumental que comunicaba el circo con el pórtico del foro provincial. Durante la edad media fue castillo residencia real, después de ser reformado en tiempos de Jaime II. Fue prisión durante los años más duros de la posguerra.
 

Circo romano

El circo era donde se celebraban las carreras de carros ( (bigas, trigas o cuadrigas, según fueran estirados por 2, 3 o 4 caballos). El circo romano de Tarraco se construyó a finales del siglo I d. C.. Era un edificio de espectáculos muy apreciado en el mundo romano, muy aficionado a los acontecimientos deportivos y sociales. Los restos conservados permiten establecer que el circo de Tarraco tenía 325 metros de largo y entre 100 y 115 de ancho, con una capacidad aproximada de 25.000 espectadores. En la calle de El Trinquet Vell y en la plaza de Els Sedassos es visible el sistema de galerías y bóvedas que permitían sustentar las gradas o asientos donde los espectadores disfrutaban del espectáculo. Las carceres, desde donde salían los carros que tomaban parte en la carrera, estaban bajo el actual edificio del ayuntamiento, en la plaza de la Font. La cabecera oriental, que está a la vista y puede ser visitada, es donde los carros hacían el giro en cada vuelta. Se puede observar la monumentalidad de la estructura arquitectónica de bóvedas de hormigón romano que sustentaba las gradas del circo.
 
Estuvo en funcionamiento hasta al menos el siglo V. Entonces sus bóvesas empezaron a utilizarse como viviendas, aunque quizás la arena continuaba funcionando como edificio lúdico. No en vano en el siglo VI se prohibió al obispo de Tarraco que asistiera a esta clase de espectáculos.
 

Anfiteatro

El anfiteatro es el edificio de espectáculos por excelencia, utilizado para las luchas de gladiadores y fieras. Se construyó en el siglo II d. C. gracias a la financiación de un sacerdote o flamen provincial. La arena tiene unas dimensiones de 109,5 el eje mayor y 86,8 el menor, y se le supone una capacidad para 14.000 espectadores. Se reformó en el año 211, en tiempos del emperador Heliogábalo. En el año 249 fueron martirizados el obispo Fructuoso y sus diáconos Augurio i Eulogio. En en lugar de su ejecución se construyó una iglesia en el siglo VI, que fue sustituida por otra, Santa María del Milagro, en el siglo XII.
 

2. MONUMENTOS MEDIEVALES Y POSTERIORES

 
La repoblación feudal de Tarragona utilizó los restos del complejo monumental imperial para establecer su núcleo de población, que a partir del siglo XII se estabiliza. Las huellas de cada época se manifiestan en los edificios remarcables que se conservan.
 

Catedral

La Catedral de Tarragona es la más grande de Cataluña y estaba dedicada a Santa Tecla. Su construcción se inició en 1167, en medio del antiguo recinto de culto de época romana, y se convirtió en el eje vertebrador de la ciudad. Ideada en estilo románico, tiene capillas, la fachada y el altar mayor de estilo gótico, y otras de renacentista y barroco. No faltan los elementos romanos aprovechados, como el frontal del sarcófago de Bethesda (s. IV), empotrado en un lateral de la fachada principal.
 

Casa Sefus

Casa renacentista de planta cuadrada y dos pisos de altura que data del siglo XVI. Las fachadas son de sillares de piedra del Loreto.
 

Casa Montoliu

Palacio noble de la ciudad. En él encontramos testigos arquitectónicos de distintas épocas: romana, medieval, renacentista. De estilo neoclásico, actualmente es la sede de la Escuela de Música y el Conservatorio.  
 

Casa del General

Edificio renacentista del siglo XV que fue sede de la Generalitat y después del gobernador. Las fachadas son de sillares y están decoradas con el antiguo escudo de la Generalitat.

 

Palacio municipal 

El ayuntamiento ocupa actualmente el antiguo convento de los dominicos, rehabilitado como palacio municipal con un proyecto de los arquitectos Rossel y Barba Massip (1860). En su patio se conserva el mausoleo de Jaime I, obra de Domènec i Muntané.
 

Casa del camarero 

Palacio gótico y renacentista donde vivía el camarero, dignidad eclesiástica de la Sede. Sirvió de residencia real y en él murió la reina Juana Enríquez, madre de Fernando el Católico.

 

Ca l'Ardiaca 

Palacio gótico donde residía el arcediano de la catedral de Tarragona. Se construyó a principios del siglo XIV sobre los restos romanos del recinto de culto de época romana.

 

Antigua Casa del Degano 

Palacio renacentista y barroco donde residió esta dignidad catedralicia. Reconstruido íntegramente, es actualmente la sede del Colegio de Ingenieros Industriales de Tarragona. Se conservan dos inscripciones romanas y dos lápidas judías de época medieval.
 

Palacio arzobispal 

Edificio neoclásico construido en 1815 sobre las ruinas de la antigua pavordía derruida por los franceses en 1813. El proyecto se ha atribuido a los hermanos Vallès y también al arquitecto Oriol Bernardet.
 

Santa Tecla la vieja 

Capilla funeraria de estilo románico (s. XIII). Fue cubierta con bóvedas de crucería y en un lateral se instaló el sepulcro del arzobispo Bernat de Olivella. Formaba parte del cementerio de los canónigos.
 

Antiguo matadero

Edificio modernista  del arquitecto Josep Maria Jujol, inaugurado en 1901. Funcionó como matadero hasta la década de 1980. Actualmente es la sede del Rectorado de la Universidad Rovira i Virgili.
 

Casa Ximenis

Edificio proyectado por el arquitecto Josep Maria Jujol en 1914. Destaca la composición asimétrica de la fachada y su ornamentación de esgrafiados, forja y cerrajería.

 

Iglesia de l'Ensenyança 

Iglesia de estilo neoclásico (1707) con un portal sobre una escalinata del siglo XIX y coronado por un frontón triangular. Forma parte del antiguo convento de monjas de Lestonnach.
 

Convento de las Carmelitas descalzas 

Edificio religiosos de estilo rococó con alto interés, levantado en 1764. Consta de una sola nave y conserva el coro y el nártex. El convento de las Carmelitas se construyó en 1712.
 

Sant Miquel del Pla 

Iglesia construida en 1734 por iniciativa de la cofradía de presbíteros, quienes eran sus propietarios. Sustituye a otra iglesia románica, que fue del gremio de tejedores hasta el 1631.
 

Iglesia de San Lorenzo

Iglesia de planta de nave-salón del siglo XIII-XIV. Actualmente es la sede del gremio de labradores de San Lorenzo y San Isidro, y se conserva mobiliario y dos pasos de Semana Santa obra del arquitecto Josep Maria Jujol.
 

Antiguo Ayuntamiento 

Edificio medieval y renacentista que fue sede del consejo de la ciudad entre los siglos XVI y XIX. En él todavía se conserva la antigua prisión.
 

Iglesia de San Agustín 

Iglesia del antiguo convento de los jesuitas, iniciada en 1576, de estilo renacentista y barroco clasicista. Tras la expulsión de los jesuitas en 1780 pasó a la orden de los agustinos.
 

Capilla de San Magín 

Capilla en que se venera al copatrón de la ciudad. Fue construida junto a una puerta de la muralla por donde la tradición dice que huyó en tiempo de persecuciones. Santo especialmente venerado por los marineros de la ciudad.
 

Torre de tintorer

Torre de época medieval construida adosada a la muralla romana. Aún conserva parte de las almenas de su terraza. En uno de los laterals hay una inscripción romana empotrada.

 

Bóvedas de la calle de la Mercería 

El bullicio que aún hoy en día se puede observar en esta calle los días de mercado y fiesta ya se veía en la edad media, cuando estas bóvedas cubrían una de las calles comerciales más importantes de Tarragona. Su proximidad al conjunto de la Catedral, la calle Mayor o el palacio arzobispal favorecieron el comercio y la vida mercantil de esta zona.
 

Judería / Ca la Garsa 

Edificio medieval de los siglos XIII-XVI que se construyó sobre un edificio visigodo de grandes dimensiones. En la edad media sería uno de los edificios importantes de la judería de Tarragona, situado en la plaza de la Jueria o de Els Àngels.
La judería de Tarragona estaba formada por una serie de callejones, con accesos independientes del resto de la ciudad, que aprovechaban las poternas romanas de la muralla. Su proximidad al castillo del Rey muestra que estaban bajo su jurisdicción.
 

Antiguo Hospital de Santa Tecla 

Antiguo hospital y orfanato episcopal fundado en 1171 por donación testamentaria de Hug de Cervelló. Su fachada estaba formada por pórtico romano y un segundo piso con ventanas de medio punto. En el siglo XVI su fachada se reformó con la apertura de varias ventanas de estilo gótico tardío. También se instaló una hornacina con la imagen de Santa Tecla.

 

La muralleta y la Torre de los Monges

En 1369, durante la guerra entre Catalunya y Castilla, el rey Pedro III mandó fortificar las villas y ciudades catalanas, entre estas, Tarragona. Por este motivo se construyó la Muralleta, en frente de lo que era la fachada del Circo romano, entonces arrabal de El Corral. Entre las construcciones defensivas destava la torre de Les Monges o de Miramar, que protegía el flanco de mar de las fortificaciones.

Compartir


Segell Infoparticipa 2014 Tarragona 2018 Tarragona Patrimoni Mundial
© Ajuntament de Tarragona - Plaça de la Font, 1
43003 Tarragona - Tel. 977 296 100 - ajuntament@tarragona.cat